cuando la vida nos para

Cuando la Vida nos PARA

PARAR: una invitación a volver a casa

Cuando la Vida nos PARA

Estamos viviendo una situación de PARÓN inédito, generalizado.

La Vida mandó la Humanidad a casa. Mientras, todos los demás seres que habitan el planeta se toman un buen respiro.

¿QUÉ PASA DENTRO DE TI CUANDO LA VIDA TE PARA DE ESTA MANERA?

¿Qué pensamientos tienes?

¿QUÉ EMOCIONES SURGEN EN TI?

Quizás aparezcan miedos, rabia, tristeza, sentimientos de soledad, de impotencia; todos ellos para ser vistos y abrazados.

Recuerda que tú no eres esas emociones o esos sentimientos. Detrás de ellos, estás tú. Detrás de ellos, está la PAZ.

Quizás estés experimentando paz.

Final del incesante ajetreo. ¡Tiempo, por fin!

La Vida nos insta a parar y a reflexionar.

Nos invita a mirar hacia dentro, a estar en contacto con nosotros mismos, a relacionarnos de otra manera con el tiempo, por lo tanto con nosotros mismos, a valorar lo esencial, a despojarnos de lo superfluo.

No es poco. Es una gran invitación, una gran oportunidad para reinventarnos por completo como individuos y como Humanidad.

No hay marcha atrás. La gran transformación ya ha empezado.

Recuerdo todavía el sonido sordo que escuchaba mientras conducía de vuelta a casa, característico de que algo inédito estaba ocurriendo.

Hemos entrado en esta experiencia siendo gusanos y tenemos la oportunidad de salir siendo mariposas.

El viejo mundo, con sus estructuras, se está cayendo.

Una manera de vivir en la Tierra se está acabando, explotando los recursos, explotándonos, viviendo alejados de la Vida, de la naturaleza, de nosotros mismos, para dar paso a una nueva manera de vivir y de estar en el mundo, con sentido, sostenible, respetuosa, solidaria, en consciencia de uno mismo por lo tanto de todo mi entorno, en fin, Humana.

Tus viejas estructuras internas (creencias, valores) se están derrumbando.

Partes de ti están muriendo para dar lugar a una nueva forma de ser.

Estás cuestionando tu manera de relacionarte con la Vida, y (quizás) sobre todo con la muerte.

Sí. La MUERTE.

¿Cómo te relacionas con la muerte?

¿Tienes miedo a marchar, a irte de este mundo?

¿Qué es la muerte para ti?

No hay Vida, vida plena, si no me hago amigo/a de la muerte.

El nacimiento es una puerta de entrada y la muerte es la misma puerta, pero de salida.

Quizás todo esto ya lo sabes en un nivel conceptual.

Pero, ¿cómo es tu experiencia?

¿Realmente, cómo es en ti cuando la muerte o la idea de la muerte se acerca?

¿Eres libre del miedo a la muerte?

¿Vives libre?

¿VIVES?

¿O todavía queda algo por ser visto?

Quizás te estés dando cuenta de tu vulnerabilidad, de que la vida son cuatro días.

¿Cómo la quieres vivir?

¿Libre, plenamente?

¿La quieres vivir o la quieres temer?

Si temes la muerte, entonces temes la Vida. No eres libre, no vives libre de miedos.

Quizás has vivido como si no fueras a morir nunca.

Ésta es la cuestión.

Al hacerme amigo/a de la muerte, mi relación con la Vida cambia, es como este nuevo mundo EMERGIENDO.

Estamos sembrando la semilla de un nuevo mundo. De nosotros depende que vaya creciendo el brote.

¿Cómo quieres vivir estos cuatro días?

Bueno, mejor dicho, estos dos días. ¡Los que quedan!

¿Qué legado quieres dejar?

Inspiraciones y vivencias en tiempo de confinamiento.

Marie-Laure Lauvray

¡Gracias infinitas!

Ir arriba