Seré feliz cuando…

  • Seré feliz cuando…
  • ¿Cuándo quieres ser feliz?
  • Ahora

A quién se le ocurriría contestar: “quiero ser feliz en dos años y medio”. “Tengo un buen plan para ello”?

Nos parecería ridículo. Pensaríamos que esto roza la locura.

Sin embargo, la humanidad sufre de demencia, de un mal común llamado “insatisfacción crónica permanente”. Casi nadie lo cuestiona. Tú quieres ser feliz ahora y no lo eres. Perfectamente normal.

¿Cómo lo haces?

¿Cómo consigues no ser feliz?

¿Cuál es tu método?

A nadie se le ocurre contestar que quiere ser feliz más adelante, lo cual implica que tenemos la respuesta.

Si no es ahora, ¿Cuándo?

Nuestra parte sabia sabe.

Tenemos la respuesta y nos parece evidente, sin embargo, no le hacemos caso, actuamos como si no la tuviéramos, lo cual hace posible que afirmemos “quiero ser feliz ahora” y “seré feliz cuando…” ¡Que locura!

Tenemos la respuesta y la ignoramos. Seguimos buscando la felicidad, la respuesta, lo cual implica que ahora no la estoy reconociendo. Tengo la respuesta y no estoy queriendo verla. ¡Que lío! ¿Cuándo vamos a aceptarla?

¿Cuándo?, si no es AHORA.

Tenemos la respuesta, pero no la conocemos, no la experimentamos, porque nos negamos a que sea tan simple.

No existe ningún “cómo”, porque ya eres feliz, porque la felicidad no es algo que se consigue, es algo que te viene dado por el simple hecho de existir.

Incluso teniendo la respuesta, nos hemos inventado un “cómo” y nos perdemos en él, en el mundo. Nos hemos inventado un plan, unas metas para ser felices luego.

Seré feliz cuando…

Cuando esta persona cambie, seré feliz. Entonces, mi plan es hacer que esta persona cambie.

Cuando mi situación cambie, seré feliz. Entonces me voy a esforzar para cambiar mi situación.

Actuó o pretendo actuar sobre el mundo externo.

Cuando haya alcanzado la mejor versión de mí mismo, seré feliz.

¿En base a qué criterios?

¡Que dolor! ¡Cuánta lucha y cuanta ceguera! ¡Cuánta resistencia en ser lo que soy!

¿Si no consigo mis metas, puedo ser feliz?

¿Eres plenamente feliz ahora?

Si sigues buscando, si sientes que todavía te falta algo o alguien, si todavía quieres mejorar o cambiar algo en ti, en tus circunstancias de vida, en el mundo, es que no, no lo eres.

Y uno es feliz, plenamente, al 100%, o no lo es, ni siquiera ser feliz al 99,9999% vale. La felicidad, la plenitud es total o no es. No entiende de grados.

Que gran paradoja: tenemos la respuesta, pero no la conocemos, aun siendo la respuesta, buscando la manera de conseguirla.

¡Cuánta resistencia tenemos en soltar el “cómo”, en soltar las metas, en soltar las expectativas y en aceptar la realidad de la Vida! ¡Cuánto rechazo!

Si tú dependes de que una persona o una situación cambie para ser feliz, ¿dónde está tu libertad?

Si tu felicidad depende del mundo externo, ¿dónde está tu libertad?

Será que no sabes que eres libertad.

Valora tu capacidad de ser feliz por ti mismo.

Y si…

Y si todo estuviera dentro…

Y si tuviera la total capacidad de ser feliz por mí mismo…

Y si fuera libre…

Y si tuviera la libertad de elegir…

Y si dependiera completamente y únicamente de mí…

¡TÚ ELIGES!

EXISTE OTRA MANERA DE ESTAR EN EL MUNDO.

ELIGE DE NUEVO.

  • ¿Cuándo quieres ser feliz?
  • Ahora soy feliz.

Desaparece la pregunta.

Yo soy. Soy felicidad. Soy.

ELIGE DE NUEVO.

SUELTA LAS METAS, TUS IDEALES MENTALES, TUS EXPECTATIVAS Y RECONOCE QUE YA ERES COMPLETO.

AHORA SOY FELIZ

NADA QUE CAMBIAR

NADA QUE CONSEGUIR

SÓLO DARME CUENTA DE QUE TODO ME ES DADO

Marie-Laure Lauvray

Ir arriba