Marie-Laure Lauvray

Acompañante alquimista

TE BUSQUÉ A TI Y ME ENCONTRÉ A MÍ.

Esta frase es la que mejor define mi experiencia de vida.

Ahora sé que todo está dentro, que la paz está aquí dentro, justo aquí, que yo soy paz.

Ahora veo la magia del recorrido donde todo fluye y confluye para el reencuentro.

Ahora sé que el gran cambio es interno. Un simple cambio de mirada lo cambia todo.

Ahora veo la perfección y belleza de la existencia.

Ahora sé que yo no sé nada.

Disfruto experimentándome, compartiéndome, comunicándome (desde lo natural en mí hacia lo natural en ti), acompañándote poniendo a tu servicio mi propio proceso personal y mi experiencia de vida.

Te puedo acompañar a reencontrarte con tu paz interna, con lo esencial en ti.

Me llamo Marie-Laure. También me llaman Marie. Nací en Francia (Bayonne) en 1979 y en 2006 me instalé en Barcelona. Desde entonces he vivido en diferentes lugares de Cataluña. He vivido muchas vidas en una sola vida.

Ahora que escribo estas líneas me doy cuenta de que todo vino a mí de forma muy orgánica y natural y que lo único que hice fue tirar del hilo en temas que me apasionan y me llenan de vida, abrir puertas, dejarme guiar por mi parte sabia. En ese sentido, mi recorrido ha sido un buscar sin buscar, más bien un caminar encontrando. Cada situación de vida me permitió reconocer partes olvidadas de mí. Nada que no estuviera ya aquí.

Esa inclinación natural por temas relacionados con el crecimiento personal y espiritual llegó a expresarse de forma más evidente en 2010 mientras vivía una situación de completo sin sentido. En ese momento, apareció la meditación que me facilitó mi primera reconexión conmigo misma. ¡Había vuelto! Había vuelto al sentido.

Con la expresión “sin sentido”, me refiero a una incomodidad latente, una gran insatisfacción profesional, relacional, y un gran sentimiento de soledad, tristeza y nostalgia que arrastraba. Todavía no había llegado la crisis.

Finalmente, unos años más tarde, llegó la crisis personal, un punto de inflexión que despertó mis mayores temores. Es cuando mi voz interna me dejo ver muy claramente que sólo había dos opciones: hundirme en el fondo del pozo o resurgir. En realidad, siempre hubo una única salida. Resurgir. En esa época, me ayudó la terapia energética.

Poco después, mientras vivía mi propio proceso de autoconocimiento y transformación a través del coaching, me di cuenta de que deseaba acompañar a personas. Decidí formarme y seguir indagando en mí. Luego, descubrí muchas otras herramientas y enseñanzas, entre ellas, la EMF Balancing, Un curso de milagros, la canalización y el movimiento espontáneo. Todas son herramientas que utilizo en el acompañamiento que ofrezco.

marie indagacion

Me llamo Marie-Laure. También me llaman Marie. Nací en Francia (Bayonne) en 1979 y en 2006 me instalé en Barcelona. Desde entonces he vivido en diferentes lugares de Cataluña. He vivido muchas vidas en una sola vida.

Ahora que escribo estas líneas me doy cuenta de que todo vino a mí de forma muy orgánica y natural y que lo único que hice fue tirar del hilo en temas que me apasionan y me llenan de vida, abrir puertas, dejarme guiar por mi parte sabia. En ese sentido, mi recorrido ha sido un buscar sin buscar, más bien un caminar encontrando. Cada situación de vida me permitió reconocer partes olvidadas de mí. Nada que no estuviera ya aquí.

Esa inclinación natural por temas relacionados con el crecimiento personal y espiritual llegó a expresarse de forma más evidente en 2010 mientras vivía una situación de completo sin sentido. En ese momento, apareció la meditación que me facilitó mi primera reconexión conmigo misma. ¡Había vuelto! Había vuelto al sentido.

Con la expresión “sin sentido”, me refiero a una incomodidad latente, una gran insatisfacción profesional, relacional, y un gran sentimiento de soledad, tristeza y nostalgia que arrastraba. Todavía no había llegado la crisis.

Finalmente, unos años más tarde, llegó la crisis personal, un punto de inflexión que despertó mis mayores temores. Es cuando mi voz interna me dejo ver muy claramente que sólo había dos opciones: hundirme en el fondo del pozo o resurgir. En realidad, siempre hubo una única salida. Resurgir. En esa época, me ayudó la terapia energética.

Poco después, mientras vivía mi propio proceso de autoconocimiento y transformación a través del coaching, me di cuenta de que deseaba acompañar a personas. Decidí formarme y seguir indagando en mí. Luego, descubrí muchas otras herramientas y enseñanzas, entre ellas, la EMF Balancing, Un curso de milagros, la canalización y el movimiento espontáneo. Todas son herramientas que utilizo en el acompañamiento que ofrezco.

LA PAZ ES NUESTRA HERENCIA NATURAL.

¿Caminamos juntos para descubrir que todo nos es dado?

TE BUSQUÉ A TI Y ME ENCONTRÉ A MÍ.

Como ves,
¡el retorno está asegurado!

Ir arriba